Historia

El Colegio Santa Rosa-Altoaragón nace en el año 2005 como resultado de la integración de dos Colegios (Santa Rosa y Altoaragón), al asumir la titularidad de ambos colegios la Fundación Educación Católica.

El Colegio Santa Rosa  se constituyó  el año 1765, cuando Monseñor Antonio Sánchez Sardinero, Obispo de Huesca, fundó un Patronato para educar a niñas pobres de la ciudad y propuso como lugar para su funcionamiento, el Beaterio de las Dominicas que estaba instalado en la calle Canellas.

Este Beaterio, con el nombre de “Santa Magdalena y Santa Rosa” se había fundado en 1725 por Sor María Lay, discípula y seguidora de la Venerable Josefa Berride. A Sor María Lay la acompañaron en un principio otras tres hermanas.

La propuesta del Obispo fue aceptada y el Patronato tuvo muy buena acogida en la ciudad, contando al año de su fundación con 177 alumnas entre internas y externas.

Podemos considerar este Patronato como origen del actual Colegio Santa Rosa-Altoaragón; como es natural con múltiples cambios a lo largo de su historia.

Por su buen funcionamiento y la calidad de sus enseñanzas, adquirió este Colegio gran fama incluso fuera de Huesca.  En 1885, la Reina Isabel II concedió el funcionamiento en él de la Escuela Normal para Maestras desarrollando su actividad hasta 1912. Este año el Gobierno Canalejas, suprimió las Escuelas normales de la Iglesia por lo que deja de funcionar en los locales del Colegio de las Dominicas.

En el año 1883, tenemos que destacar la incorporación como alumna de Florentina Nicol Goñi, natural de Tafalla (Navarra). Esta alumna en 1885 ingresó como Religiosa en el Colegio adoptando el nombre de Sor Mª Ascensión. Trabajó en el Colegio como Profesora y fue nombrada  Directora del mismo en 1907.

La extensión misionera de la Iglesia en esta época fue la causa de que en el año 1913 llegara a Huesca el Obispo Dominico Monseñor Ramón Zubieta, misionero en la selva del Perú. Venía buscando colaboradoras para educar y promover socialmente a las niñas y mujeres de la selva de la Amazonía peruana, que vivían en condiciones de marginación y excluidas de la sociedad de su entorno en condiciones inhumanas.

Por este motivo, la Madre Ascensión Nicol y otras cuatro hermanas salen del Colegio de Huesca para trabajar en Maldonado (Perú). Al año siguiente viajan otras cinco hermanas.

Considerando la situación y la realidad en toda su magnitud, la Madre Ascensión y Monseñor Ramón Zubieta deciden fundar una Congregación Misionera independiente del Colegio de Huesca. Así surgió la Congregación de Misioneras Dominicas del Rosario (1917) que se extendió rápidamente y de la que la Beata Ascensión Nicol Goñi fue Madre General hasta su muerte.

En 1926 las hermanas del Colegio  Santa Rosa de Huesca piden la incorporación a la nueva Congregación de Misioneras y son aceptadas.  Desde esa época las Misioneras Dominicas del Rosario se hacen cargo del Colegio Santa Rosa.

En 1940 el centro es autorizado oficialmente para impartir las Enseñanzas Medias o Bachillerato Elemental. 

La autorización oficial para impartir el Bachillerato Superior se concede en 1958.

La Congregación se planteó en 1970 la necesidad de buscar un nuevo emplazamiento que permitiera seguir desarrollando  una enseñanza de calidad como se venía haciendo, adaptándose al natural crecimiento de la ciudad.

En 1973 se estrena el nuevo Colegio en el Polígono  Ruiseñores, área de expansión de la ciudad en esos años. En 1984 se implanta la coeducación, con lo que la labor educativa abarca a niñas y niños de la ciudad de Huesca.

Considerando la escasez de vocaciones en Europa las hermanas han buscado soluciones para que la labor educativa tenga continuidad con orientación cristiana. Por ello desde el curso 2005 - 2006 han pasado la Titularidad del  Colegio “Santa Rosa” a la Fundación Educación Católica.

El Colegio Altoaragón nació en la década de los años setenta como una iniciativa de los cinco colegios religiosos (Santa Ana, Santa Rosa, Salesianos, San Viator y Seminario) que entonces existían en la ciudad de Huesca, para poder impartir los estudios del

Bachillerato Unificado Polivalente y el Curso de Orientación Universitaria, como una oferta de la Iglesia a las familias oscenses, que querían para sus hijos una educación en valores humanos y cristianos.

En la creación del Colegio desempeñaron un papel fundamental: Domingo Lezama y Luis Álvarez (San Viator), Isabel Martín-Tesorero (fallecida el 18 de noviembre de 2001, Santa Rosa), Pilar Aso (Santa Ana), José Arlegui y José María Peciña (Salesianos), José Antonio Monreal y Agustín Catón (fallecido el 7 de febrero de 2006, Seminario).

Existía una experiencia previa con el Intercolegial, que aunque dependía de San Viator, era un primer ejemplo de colaboración entre los diferentes Colegios. Pero para el B.U.P. y el C.O.U. se pretendió crear un nuevo centro, el “Colegio Altoaragón”, cuya titularidad correspondía a una sociedad civil, constituida por los representantes de las instituciones titulares de los cinco colegios mencionados. La principal peculiaridad del centro es que no disponía de una única sede y se le permitió funcionar teniendo sus instalaciones repartidas en los cinco colegios que lo integraban. El Colegio dispondrá de un Ideario, una dirección y un claustro de profesores comunes, que servirán de elementos de cohesión a lo largo de los años.

El Colegio cumple su misión adecuada y brillantemente hasta que la L.O.G.S.E., en la última década del siglo XX, introduce cambios, como el extender la enseñanza obligatoria hasta los dieciséis años. Cuando esto sucede, los cuatro colegios religiosos que todavía seguían funcionando en Huesca (todos menos el Seminario) deciden extender su oferta hasta tercero y cuarto de Enseñanza Secundaria Obligatoria y consideran que ya no disponen de suficiente personal de las instituciones para poder seguir teniendo la titularidad de un colegio de Bachillerato. Por eso, los titulares del Colegio autorizan a la dirección del centro para que busque una solución alternativa.

La dirección entra en contacto con los responsables del Comité de Dirección de la Fundación Educación Católica  (F.E.C.) y, después de una serie de negociaciones, la F.E.C. acepta recibir la titularidad (a partir del 1 de septiembre de 2000) del Colegio Altoaragón, que quedará como único centro católico y privado de la ciudad de Huesca que ofrecerá el nuevo Bachillerato.

Se acuerda que el Altoaragón quede instalado en una sola instalación. Esta sede será la del Colegio Santa Rosa, ya que es el único colegio que dispone de suficiente espacio, realizándose las transformaciones necesarias para ubicar el Colegio.

El Colegio Altoaragón, desde el curso 2000-01, ofrece dos modalidades de Bachillerato: Humanidades y Ciencias Sociales y Ciencias y Tecnología. El Colegio Altoaragón fue homologado y autorizado a funcionar para un máximo de 210 alumnos, divididos en seis clases (tres de 1º y tres de 2º).

La incorporación, en septiembre de 2005, del Colegio Santa Rosa, a la Fundación Educación Católica significa una nueva etapa para ambos colegios, al quedar integrados en el nuevo Colegio Santa Rosa-Altoaragón. El nuevo proyecto que surge de esta integración propone una oferta completa para los alumnos y los padres que quieren una educación en valores cristianos y humanos y una enseñanza de calidad para el siglo XXI.

El Colegio tiene en la actualidad dos líneas en Educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria. Estos niveles obligatorios están concertados. En Bachillerato disponemos de tres líneas en primero y en segundo.